Adolescente sufre miocarditis después de recibir la 2da dosis de la vacuna Pfizer

  • Laura Mallozzi, cuyo hijo de 18 años desarrolló una miocarditis dos días después de su segunda vacuna de Pfizer, dijo que nunca habría conectado los puntos entre la vacuna y los síntomas de su hijo si no hubiera leído sobre la enfermedad en “The Defender.”

El hijo de 18 años de Laura Mallozzi, David, fue hospitalizado con miocarditis el 10 de junio, dos días después de su segunda dosis de la vacuna COVID de Pfizer.

Según Mallozzi, David, de Indiana, se sintió presionado en el trabajo por su empleador y sus compañeros para que se vacunara.

“Les incomodaba que no estuviera vacunado”, dijo. “Así que se puso la vacuna COVID sin decírmelo”.

El otro hijo de Mallozzi, que ahora tiene 16 años, tuvo una reacción adversa a la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple vírica, MMR) cuando era más joven, y no se ha vuelto a vacunar.

Después de la primera dosis de Pfizer, el 18 de mayo, a David le dolía el brazo, pero por lo demás estaba bien, y le dijo a su madre que se había vacunado.

Al día siguiente de su segunda dosis, el 8 de junio, David experimentó dolor de cabeza, náuseas y disminución del apetito, seguidos de fiebre y escalofríos por la noche. Pronto desarrolló intensos dolores agudos en el lado derecho de su cuerpo hacia la mitad de la espalda, dijo Mallozzi.

“Al día siguiente [June 10], estuvo todo el día con sueño. Hizo varias siestas y se acostó a las 7 de la tarde con 40 grados de fiebre”, dijo Mallozzi.

David despertó a su madre a las 4 de la mañana del día siguiente porque tenía un intenso dolor en el corazón y dificultad para respirar. En un correo electrónico enviado a “The Defender”, Mallozzi dijo que no se habría dado cuenta de lo que le ocurría a su hijo si no fuera por un artículo,“La vacuna de Pfizer está ‘probablemente’ relacionada con la inflamación del corazón, concluye un grupo de expertos israelíes“, que leyó en elas noticias de “The Defender”.

“Me estremece pensar que podría haberlo mandado a la cama con un Advil y un poco de Vicks VapoRub, porque nunca habría imaginado que un joven de 18 años aparentemente sano pudiera sufrir una grave lesión cardíaca a causa de una vacuna”, dijo.

Mallozzi llevó a David a urgencias y le dijo al médico que su hijo estaba experimentando una reacción adversa a la vacuna COVID. Aunque los trabajadores del hospital tomaron los datos de su hijo, la madre y el hijo fueron ignorados durante horas. Finalmente se fueron porque David necesitaba acostarse.

El dolor de David pareció remitir, pero al día siguiente empeoró, por lo que Mallozzi llevó a su hijo a urgencias por segunda vez. “Esta vez no mencioné la vacuna”, dijo.

Inmediatamente se lo llevaron, le hicieron un electrocardiograma y le hicieron escáneres. Los resultados fueron consistentes con un ataque al corazón. David estaba sufriendo un grave daño cardíaco.

“Dijeron que mi hijo tenía un daño cardíaco profuso, lo ingresaron durante la noche y le hicieron un electrocardiograma”, dijo Mallozzi. Fue entonces cuando informó a los médicos de que los síntomas se manifestaron después de la segunda inyección de Pfizer que se puso David

También les habló del estudio realizado en Israel que muestra una posible relación entre la vacuna y la miocarditis.

“Los médicos empezaron a relacionarlo con la vacuna porque yo lo relacionaba con la vacuna”, dijo Mallozzi. “Pero la cuestión es que si no hubiera leído ese artículo no lo habría relacionado con la vacuna”.

Los médicos dijeron a Mallozzi que no están seguros de cuánto tiempo tardará David en recuperarse, pero con otros virus que causan miocarditis, los pacientes tienen que ser controlados por un cardiólogo durante 18 meses o incluso dos años.

Mallozzi dijo:

“A David no se le permite hacer esfuerzos físicos. Si se mueve muy rápido tiene dolor en el pecho. Mi hijo es como un paciente cardíaco de 80 años y no puede caminar. No puede caminar ni hacer esfuerzos porque su corazón no puede bombear suficiente sangre. No puede seguir el ritmo de ningún tipo de ejercicio, incluido el de caminar.

“El más mínimo esfuerzo le provoca dolor en el pecho y está muy fatigado la mayor parte del tiempo. Los médicos han dicho que esperan que mejore con el tiempo con el reposo, pero durante la última semana no hemos notado ninguna mejora. Quizá sea más fácil ver la mejora mes a mes que semana a semana. Esperemos que así sea”.

Mallozzi tiene un mensaje para otros padres que se preguntan si su hijo debe ponerse la vacuna COVID: “No lo hagan”.

Ella dijo:

“No vale la pena el riesgo. Quién sabe si es eficaz. La vacuna de Pfizer no es segura. Me preocupa mucho que todos los estudiantes universitarios vuelvan al campus y que estas universidades impongan las vacunas, porque un joven no va a pensar que está sufriendo daño en el corazón”.

David también se arrepiente de haberse vacunado, y su médico le ha dicho que no puede ponerse más vacunas COVID.

Los problemas cardíacos causados por las vacunas COVID no se están notificando al VAERS

A Mallozzi, como a muchos otros padres, le resultó difícil averiguar cómo informar de la lesión causada por la vacuna de su hijo al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (“Vaccine Adverse Events Reporting System”, VAERS por sus siglas en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés).

Ella dijo:

“Suponía que lo comunicaría el médico de urgencias que evaluó, diagnosticó e ingresó a mi hijo en el hospital. La recepcionista del hospital no tenía ni idea. El empleado que contestó al teléfono del departamento de registros no tenía ni idea, pero finalmente dijo que el hospital normalmente no informa al VAERS”.

El empleado del hospital sugirió a Mallozzi que se pusiera en contacto con el médico de cabecera de su hijo, pero el personal de la consulta del médico nunca había oído hablar del VAERS y no encontró ningún registro de que el caso de David se hubiera notificado.

Mallozzi se mostró preocupada por el hecho de que los casos de miocarditis no se hayan notificado suficientemente. Mientras su hijo recibía el alta del hospital, su enfermera comentó que ese mismo día habían ingresado otros tres casos de miocarditis.

“La enfermera de mi hijo dijo que estaba acostumbrada a ver alrededor de un paciente al año con miocarditis y ahora, desde las vacunas COVID, está viendo un aumento significativo de pacientes con miocarditis”.

Mallozzi dijo:

“El VAERS no funciona para este asunto en particular porque los médicos de urgencias no suelen informar y nuestro médico de cabecera nunca había oído hablar del VAERS. Mi hijo se vacunó en Walgreens. Walgreens no le da seguimiento para preguntarle si tiene algún evento adverso y yo nunca hubiera pensado que el daño al corazón pudiera venir de la vacuna.

“Es frustrante que acabe siendo mi responsabilidad asegurarme de que se haga este informe”.

“The Defender” proporcionó a Mallozzi los pasos para presentar un informe al VAERS. Se le dio una identificación temporal del VAERS (563354) después de presentar su informe.

En una entrevista con “The Defender”, el Dr. Hooman Noorchashm, cirujano, inmunólogo y defensor de la seguridad de los pacientes, dijo: “El VAERS es extremadamente engorroso y los médicos no están obligados a introducir las complicaciones en el VAERS. Si los médicos notificaran los acontecimientos adversos al VAERS, tendríamos un sistema mucho más sólido”.

Según los últimos datos del VAERS, se han registrado 1.117 casos de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón) en todos los grupos de edad en los Estados Unidos tras la vacunación con COVID entre el 14 de diciembre de 2020 y el 11 de junio de 2021. De ellos, 109 informes se produjeron en niños de 12 a 17 años y 108 se atribuyeron a Pfizer.

COMPARTIR

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

Dejanos Tu Comentario!